Si las carreras en las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas obtendrán los empleos del futuro, entonces la perspectiva laboral para las mujeres es alarmante. El número de estudiantes universitarias matriculadas en estas carreras solo suman 35%, de acuerdo con un informe de la UNESCO, publicado en 2019.

La igualdad de oportunidades para las niñas en el mundo del STEM (acrónimo de las carreras en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) es un tema urgente porque de otra manera quedarían fuera del desarrollo sostenible y no accederían a los trabajos del futuro.

Durante siglos las mujeres fueron disuadidas para ser científicas, pero poco a poco se han buscado espacio. Sin embargo, todavía falta mucho por avanzar. El informe de la UNESCODescifrar el código: La educación de las niñas y las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM)”, da un panorama detallado sobre la situación de este grupo poblacional en las disciplinas más demandas en la actualidad y en los próximos años.

Este organismo internacional reconoce que las mujeres aún son una minoría en las disciplinas STEM. Desde que Marie Curie obtuvo el premio Nobel de Física en 1903, solo 17 científicas más lo han conseguido en esa categoría o en la de química o medicina. En comparación, 572 hombres que lo consiguieron desde esa fecha hasta ahora. De igual manera son pocas investigadoras, al representar solo el 28% en todo el mundo.

El informe menciona que uno de los obstáculos que aleja a las estudiantes de las disciplinas STEM es que, por lo general, se cría a las niñas con la idea de que estas áreas del conocimiento son «temas masculinos» y por lo tanto, ellas son inferiores a sus compañeros varones en estos campos. «Esto puede minar la confianza, el interés y el deseo de las niñas de comprometerse en el estudio de dichas materias», explican en el documento.

Una investigación realizada en 2018 por Microsoft apunta a que las razones por las que las chicas pierden interés por estas carreras, son por presión de grupo, falta de apoyo de los padres y de modelos a seguir, además de una percepción errónea de cómo son estas carreras en el mundo real.

En una nota publicada en el sitio de noticias de Microsoft, ponen varios testimonios de cómo algunas profesionistas lograron terminar su carrera en ciencias o ingeniería gracias a que sus padres las animaron a continuar con frases como “las matemáticas son difíciles para todos” para no hacerlas creer que a los hombres se les facilitan más.

Cuando los padres fomentan el interés en matemáticas y ciencias, las niñas no se sienten raras o inadaptadas, sino que ven como algo normal sus buenos resultados y también sus errores. Equivocarse es importante para adquirir algunas habilidades, por ejemplo, programar. Dejar de fomentar la perfección en las mujeres desde pequeñas les permite aprender cosas sin sentirse menos que otros y sin la presión de cumplir con las expectativas de alguien más.

Los profesores también son motivo por el cual una chica se aleja de las ciencias exactas. Varios testimonios del estudio realizado por Microsoft se refieren a que los docentes de materias de física, química o matemáticas en la secundaria son parciales al motivar a los alumnos, pero no a las alumnas o incluso hubo académicos a nivel universitario que desalentaron a estudiantes mujeres al decirles «no creo que sea la carrera adecuada para ti».

No creo STEM

La secundaria es el nivel educativo clave para impulsar el interés en las alumnas para hacer carreras en disciplinas STEM, porque al culminar esta etapa escolar las personas se van encaminando hacia lo que les gustaría estudiar. Durante el bachillerato afinan sus gustos e inclinación por ciertos temas, por lo que su experiencia en secundaria es importante.

En México el proyecto NiñaSTEM Pueden, impulsado por la Academia de Ingeniería de México (AIM), la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), funciona como una red de mentoras que acompañan a niñas, sobre todo de secundaria, interesadas en áreas de STEM durante su formación escolar.

Las niñas son capaces de aprender ciencias y matemáticas, son capaces de estudiar carreras en disciplinas STEM. Solo que ellas deben entender que pueden hacerlo, pero necesitan la compañía de su familia y maestros para derribar estereotipos y barreras a las que se enfrentarán. Aunque no vayan a dedicarse a la tecnología, la programación, las matemáticas o alguna otra carrera relacionada, perder el miedo a los retos y el aprendizaje que adquirirán les servirán toda su vida.

Sobre la autora: Kayleigh Bistrain.

¡Suscríbete a Espacio RONIN!
No te pierdas nuestra selección mensual con los mejores artículos.