Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/ronineducacion.com/public_html/espacio/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5560

La automatización tendrá implicaciones drásticas en todas las áreas de la vida humana, la educación incluida, por supuesto. Cada vez es más urgente que los maestros prepararen a sus alumnos para trabajos que aún no existen, lo que representa un reto para los docentes.

Las personas están en proceso de adaptación a los cambios que suponen la Cuarta Revolución Industrial. Este paso hacia una nueva etapa trata de identificar las diferencias entre lo que las máquinas podrán hacer y lo que estará reservado solo para los humanos. Y hablar en futuro no es fortuito, no hay manera de saber hasta qué punto la vida se verá trastocada por los avances de la tecnología.

Una investigación de junio del 2018 realizada por el Centro de Excelencia del Futuro del Trabajo, creada por la consultora global Deloitte, concluye que así como ha avanzado la tecnología, la mitad de los trabajos en todas las ocupaciones corren el riesgo de ser automatizadas en los próximos cinco años.

Un resultado similar se obtuvo en otro estudio, realizado por dos investigadores de la Oxford Martin School, donde obtuvieron que 47% de los empleos corren el riesgo de desaparecer en los próximos 15 a 20 años y en su lugar, robots y computadoras con inteligencia artificial harán sus labores. El riesgo parece inminente y por eso hay que prepararse.

El crecimiento de la automatización y la inteligencia artificial están modificando las perspectivas laborales de los estudiantes actuales. Apenas en abril del 2018 The Economist sacó el Índice de Preparación para la Automatización (ARI): ¿Quién está listo para la próxima ola de la innovación?, una de las observaciones es que incluso los países más preparados para el futuro necesitan replantear la educación y la capacitación donde se privilegie el aprendizaje permanente.

Para los nuevos empleos y perfiles profesionales se requieren otro tipo de habilidades, en específico las sociales, como la creatividad, la inteligencia emocional o la flexibilidad cognitiva, por mencionar algunas. Los trabajos que estarán disponibles para los estudiantes actuales requieren una educación diferente, dice Karen Cator en entrevista para EdSurge.

Cator es una experta en tecnología educativa. Actualmente es directora general de Digital Promise y fue directora de tecnología educativa del Departamento de Estados Unidos, por lo que tiene muchos años promoviendo el aprendizaje digital.

El papel de los profesores en la preparación para los trabajos del futuro

Desarrollar Habilidades

Cator habló de lo retador que es para los maestros idear estrategias donde sus alumnos desarrollen habilidades que las máquinas no puedan replicar. La experiencia de los docentes probablemente no sea suficiente, ya que los objetivos antes estaban centrados en otro tipo de destrezas.

La docencia va a cambiar también por la automatización y la inteligencia artificial. El trabajo colaborativo entre ellos puede tener un auge, de acuerdo con la experta. Se trata de un entrenamiento en el aula, donde un profesor vaya al aula de otro y juntos ideen formas para enseñar a los estudiantes a explorar sus capacidades sociales y enseñen técnicas de aprendizaje permanente.

Para la directora es valioso este tipo de entrenamiento porque hace sentir acompañado al profesor a cargo de la clase y contribuye al desarrollo profesional de los maestros.

Otra de las oportunidades que Cator ve para afrontar el reto de preparar a los niños hacia los trabajos del futuro son las tecnologías de la comunicación. Estas pueden ser aprovechadas por parte de las instituciones educativas, gubernamentales u otras organizaciones pedagógicas como redes sociales, realidad aumentada, crear videos y otros recursos educativos abiertos y publicarlos en línea con la finalidad de que los docentes puedan utilizarlos en el salón de clases.

Esta opción permitiría que un grupo de estudiantes se pongan en contacto con expertos, al mismo tiempo que los educadores se pueden capacitar a través de estos recursos digitales.

Las nuevas experiencias de aprendizaje tienen que estar orientadas a que los estudiantes desarrollen habilidades que solos los humanos sean capaces de hacer, sin perder de vista que los aprendizajes cognitivos no dejan de ser importantes, es decir, las ciencias duras y sociales, el lenguaje y las matemáticas.

La combinación entre ambos enfoques permitirá que los niños y jóvenes tengan oportunidades laborales en lo que ellos quieran desarrollarse profesionalmente. A la hora de buscar escuela para tus hijos, puedes preguntar si están tomando en cuenta lo cambios producidos por la tecnología o bien buscar alternativas como cursos de verano o talleres que los ayuden a desarrollar las habilidades que requerirán en el futuro.

Sobre la autora: Kayleigh Bistrain.

¡Suscríbete a Espacio RONIN!
No te pierdas nuestra selección mensual con los mejores artículos.