Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/ronineducacion.com/public_html/espacio/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5560

Mustafa Suleyman es un empresario del sector tecnológico cofundador de DeepMind, compañía que desarrolla Inteligencia Artificial para Google. También lidera un equipo de más de 100 personas entre científicos informáticos, neurocientíficos, matemáticos y físicos, además de ser uno de los 100 Jóvenes Líderes Mundiales, de acuerdo con el Foro Económico Mundial. Sus logros se deben a que sabe trabajar en equipo, su capacidad para comunicarse y escuchar a los demás, así como la empatía.

De acuerdo con un estudio de The Harvard Business Review, las actividades entre empleados y jefes se han duplicado en las últimas dos décadas, y más de tres cuartas partes de la jornada laboral son de comunicación entre los compañeros. Esto quiere decir que dos de las habilidades codiciadas en el mundo laboral son el trabajo en equipo y la comunicación.

NanoCreativos Digitales

Resulta que las investigaciones más recientes apuntan a que los conocimientos STEM y la creatividad no son lo único que importa en la preparación para los trabajos en el futuro. Las habilidades sociales son las más valoradas dentro de un equipo de trabajo: la comunicación, escuchar las ideas de los otros, la igualdad, empatía e inteligencia emocional, son las capacidades que tienen los integrantes de los equipos mejor valorados dentro de una empresa.

Una de las investigaciones que fundamenta esta conclusión se realizó en un entorno de alta tecnología, la empresa Google, una de las 10 marcas más valiosas del mundo de acuerdo con el ranking Kantar Millwardbrown. La empresa estaba interesada en saber el perfil del equipo de trabajo perfecto, así que desarrollo el proyecto Aristóteles para averiguar cómo lograrlo.

De acuerdo con un artículo de The New York Times, Google gastó millones de dólares para que su departamento de operaciones humanas estudiara la tendencia de comportamiento de sus empleados. Los resultados sorprendieron a los jefes: los mejores colaboradores son los que tienen facilidad de comunicación, inteligencia emocional y tendencia a no estar pendiente de lo que los demás hacen en su jornada laboral. Esto quiere decir que la formación académica de las personas no importa mucho para crecer en una empresa, son las habilidades sociales lo que determinan el ascenso.

Los entornos de alta tecnología comienzan a valorar la parte social y emocional de las personas. Esto no quiere decir que la formación en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM) no importe, por supuesto que se requiere gente con esos estudios para desarrollar y dar soporte a toda la tecnología que existe e irá en aumento, solo que no es lo único. Los profesionales que además de los conocimientos STEM sepan conectar con las personas, tengan seguridad emocional y vean en sus compañeros de trabajo a personas y no meros colegas, van a destacar en su área y serán más productivos.

Niños con habilidades sociales

Las habilidades sociales

Las habilidades sociales son las que hacen posible que el trabajo en equipo sea efectivo. Una de las que más mencionan en el proyecto Aristóteles es la comunicación, en los trabajos colaborativos con las ideas más nuevas y productivas hablan todos y se escuchan entre ellos. No siempre hablan de los objetivos o problemas de la empresa, también platican de su vida personal. Hablar y ser escuchado hace sentir a las personas valoradas y conversar de cosas personales crea conexiones más profundas entre los empleados.

Habilidad social comunicación

La empatía se observó también en estos grupos, todos eran buenos intuyendo cómo se sienten los demás con base en su tono de voz, las expresiones usadas y otras señales no verbales. También contribuye a hacer conexiones reales con la gente lo que va a hacer fluir el trabajo en equipo de manera positiva.

Otras habilidades frecuentemente observadas fueron el pensamiento crítico, la solución de problemas y ser capaz de hacer conexiones a través de ideas complejas, lo cual indica que el éxito laboral es un balance entre lo social y lo cognitivo.

Lo relevante de todo esto para un estudiante es darse cuenta de lo importante que es complementar ambas capacidades para insertarse en el mundo laboral que le espera. Y que si se quiere estar mejor preparado también se necesita de la destreza social, no solo para en los entornos laborales de alta tecnología, sino para la vida.

Sobre el autor: Kayleigh Bistrain.

¡Suscríbete a Espacio RONIN!
No te pierdas nuestra selección mensual con los mejores artículos.