Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/ronineducacion.com/public_html/espacio/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5560

La predilección por el pensamiento cognitivo como herencia de la Ilustración francesa comienza a decaer, en gran medida porque las empresas ven en el pensamiento creativo, potencial para dar soluciones a los problemas. Ambos tipos de inteligencias, el cognitivo y la creativa, son capacidades que se desarrollan desde el nacimiento, pero hay una tendencia por privilegiar la primera y desatender la segunda.

En RONIN ya hemos hablado sobre la importancia de fomentar la creatividad en los niños , pero no todos los padres saben cómo guiar a sus hijos. Es importante comenzar por tener en claro qué es la creatividad y en qué consiste.

NanoCreativos Digitales

Stenberg y Lubart, psicólogos e investigadores de la creatividad, dicen que esta se trata de la generación de ideas relativamente nuevas, apropiadas y de alta calidad. Mientras que Miguel Ángel Casillas, en su artículo “Aspectos importantes de la creatividad para trabajar en el aula”, identifica cuatro características del pensamiento creativo: fluidez, flexibilidad, originalidad y elaboración.

La primera es la capacidad de generar una gran cantidad de respuestas a un planteamiento; la segunda se trata de buscar alternativas en categorías diferentes, por ejemplo sustituir el uso de madera y plástico por otros materiales en los muebles; la tercera es una idea que nunca se le hayan ocurrido a alguien más o, también, visualizar los problemas de manera diferente. La cuarta característica consiste en añadir elementos a creaciones ya existentes para modificar sus atributos.

Incentivar en los niños actividades para que desarrollen su pensamiento creativo les permite enfrentarse al mundo con ideas únicas y originales, una ventaja competitiva en el ambiente laboral que les tocará vivir. Además, los hace flexibles para adaptarse a nuevos entornos. Por el contrario, una mente rígida mata la curiosidad porque no permite que las cosas diferentes de lo establecido, así lo afirma la escritora de literatura infantil y juvenil, María Menéndez Ponte.

Divertirse mientras se aprende es el factor decisivo para que las personas desarrollen el pensamiento divergente, y el juego es el método por excelencia para hacerlo. Algunos ejemplos son las manualidades, pensar con los niños por qué las cosas se llaman de ese modo, cómo nombraría algún objeto que acaban de descubrir o a qué sabe el azul; estos funcionan como retos mentales y a la vez exploran alternativas diferentes.

Cuando los niños ya han desarrollado habilidades de lenguaje y de conexión de ideas, necesitan juegos más retadores. Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) son otro método para hacer divertido el aprendizaje y estimular su imaginación. Por lo general, a la creatividad digital se le relaciona con la creación de contenido y propuestas novedosas, sin embargo se trata de usar los recursos digitales de manera que nutra y expanda sus ideas.

Herramientas Digitales

La creatividad digital es una forma de trabajar con la capacidad inventiva de los niños, porque es un entorno que les permite desplegar tres de las cuatro características del pensamiento creativo que identifica Casillas: la flexibilidad para buscar alternativas para crear nuevos contenidos en plataformas en línea; la originalidad al usar los recursos digitales; y la elaboración para hacer ideas ya probadas anteriormente, pero con nuevos elementos.

El pensamiento creativo es una capacidad reservada para los seres humanos, el problema es que predomina la idea de que solo unos pocos pueden ser originales, pero en realidad no se trata de una cuestión de mentes privilegiadas, sino de desarrollar esa facultad. Ante este panorama, se necesita modificar la mentalidad, que los niños crezcan con la idea de que la creatividad es accesible.

Sobre el autor: Kayleigh Bistrain.