Cuando los vientos de cambio soplan, algunos construyen muros, mientras otros construyen molinos”.- Proverbio Chino.

En el mundo actual, existen varias revoluciones, no armadas, en donde todas las actividades del quehacer humano se están transformando constantemente, de manera acelerada y muchas veces impredecible.

La primera revolución industrial fue el producto del descubrimiento de que la máquina de vapor podía ser usada para hacer toda clase de actividades interesantes. Esta revolución fue seguida de otras revoluciones como la del uso de la electricidad y más recientemente la del uso de la tecnología de información y comunicaciones.

Ahora vivimos las etapas tempranas de la cuarta revolución industrial, en la que están convergiendo los sistemas digitales, físicos y biológicos. Esta revolución, no cambiará lo que estamos haciendo, nos cambiará a nosotros.

Hay estudios que sostienen que en el año 2020, esto es dentro de solo tres años, va a haber una pérdida de 5 millones de empleos debido a la incorporación de nuevas tecnologías en diversas industrias, esto sin duda es muy serio, puede tener consecuencias devastadoras para quienes no estén preparados.

Seguramente como padre de familia estas cifras te hacen reflexionar sobre el futuro de tus hijos y quizás lo más importante no es preguntarse en qué van a trabajar, existen una serie de preguntas muy importantes que se deben hacer. La industria de la construcción, la producción, los servicios, la salud pública y la educación continuarán existiendo. Entonces, las preguntas serían ¿Cuál será el futuro del trabajo? ¿Cómo definiremos el trabajo? ¿Cómo seremos capaces de generar bienestar?

Desde la óptica del trabajo, hoy más que nunca se requiere una nueva educación, nuevos programas de capacitación y una nueva forma de preparar al recurso humano. En otras partes del mundo, niños de tercer grado están siendo expuestos a la programación de robots y tienen acercamientos planeados a la tecnología. ¿Qué estamos haciendo por nuestros niños y jóvenes?

Niños de todo el mundo tienen a sus manos una gran cantidad de información. Desde los 12 años o incluso antes, tienen acceso a sitios como Youtube. El mundo actual está abierto al aprendizaje, la cuestión es ¿Cómo podemos incentivar a nuestros hijos a aprender? ¿Cómo podemos guiarlos para aprovechar mejor los recursos que ahora tienen disponibles?

Es un hecho, la 4ta revolución industrial ya está aquí y va a transformar nuestra esencia en todos sentidos. La convergencia e interrelación de conceptos como la nanotecnología, el mejor conocimiento del cerebro humano, la impresión en tercera dimensión, el acceso móvil a información a través de redes y el uso de computadoras con inteligencia artificial, todo esto va a crear realidades que, hace solo 5 años, hubiéramos creído impensables.

El acceso a la tecnología estará disponible para todos. Con la preparación adecuada, casi todo el mundo podrá crear productos o servicios de manera barata y rápida. Esto transformará inevitablemente los modelos de negocio prevalecientes, como lo hemos visto en la última década con la industria de la música, la industria editorial, más recientemente con la industria de los medios y entretenimiento y en unos años, la banca.

Tecnologia Alcance de todos

¿Y qué estamos haciendo por nuestras futuras generaciones?

En esta tormenta perfecta de cambio e innovación, ¿Dónde están las oportunidades para las futuras generaciones? ¿Cómo los tenemos que preparar para crear sus propias oportunidades?

Hoy, todo está más conectado que nunca, poco a poco esta conectividad nos abraza, pareciendo devorar nuestra individualidad y nuestra privacidad.

Sin embargo, tomemos en cuenta que, en esta nueva realidad, habrá un último resquicio. Uno en donde todo aquello que no pueda ser digitalizado o automatizado, será valioso en extremo, es decir, aquello que radica en la esencia de ser humano: creatividad, imaginación, intuición, compasión, emoción, ética, estética, entre otras, se volverán más importantes en el futuro, pues las máquinas no pueden ser, solo pueden hacer. La humanidad es donde el valor verdadero y perdurable es creado.

Necesitamos fomentar en las nuevas generaciones, esas habilidades que, durante poco más de un siglo, las escuelas parecen tratar de erradicar:

• Preguntar
• Combinar cosas
• Imaginar
• Fantasear
• Inventar juegos
• Ser juguetón
• Experimentar
• Negociar
• Dialogar
• Ser flexible
• Ser Adaptable a los cambios
• Ser HUMANO

En RONIN estamos ayudando a las futuras generaciones a ser mejores humanos, a ser personas integrales. A través de varios elementos, creemos que podemos ayudar a crear mejores ciudadanos.

¿Qué elementos combinamos?

Utilizamos como plataforma la convergencia planeada de importantes disciplinas como la pedagogía, STEAM, programación, robótica y la dirección de proyectos, a través de las cuales hemos creado un programa innovador, que al igual que como sucede con todo el mundo, está en constante evolución.

El programa acerca a niños a partir de 8 años a actividades relacionadas con la Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Artes y Matemáticas.

RONIN Educacion

Sobre esta plataforma, nuestros facilitadores ayudan a los niños a mejorar su inteligencia emocional, a escuchar con plena atención, a expresarse en público con seguridad, a vender una idea, a defender sus puntos de vista, a negociar recursos escasos, a desarrollar habilidades de liderazgo, a alcanzar resultados a través de aplicar principios de dirección de proyectos de clase mundial.

Nos gusta decir que a través de nuestro programa, niñas y niños desarrollan habilidades técnicas y sociales por igual.

En nuestro programa, los niños se comprometen de manera divertida, con actividades que son formativas y que les enseñan la mejor habilidad para la vida: Aprender a aprender.

Te invitamos a conocer más acerca de RONIN Educación.

Por: Lic. Jorge Valdés Garciatorres. PMP, SMC, Director General de TenStep Latinoamérica.

¡Suscríbete a Espacio RONIN!
No te pierdas nuestra selección mensual con los mejores artículos.